Por:

Marta Wolff(1), Nora Giraldo(2). Maria Victoria Perez. (1)

Instituto de Biología. Universidad de Antioquia-GIEM. AA 1226.

Medellín.

mwolff@matematicas.udea.edu.co (2)Instituto de Medicina Legal. Medellín

Resumen.

La entomología forense usa los insectos y otros artrópodos como herramienta legal para determinar el tiempo de muerte. Para lo cual, se hace necesario el conocimiento de la biología y ciclos de vida, así como las condiciones climatológicas y nitricionales que los afectan. Utilizando material entomológico colectado directamente de cadáveres en la escena de muerte o en la morgue, se estimó el intervalo de tiempo postmortem en 62 cuerpos encontrados entre Abril del 2000 y Septiembre del 2002. Todos los cuerpos fueron hallados en Medellín y cinco municipios aledaños localizados entre los 1450 y 1600 msnm, en zonas catalogadas como bosque húmedo premontano. El IPM fue calculado utilizando curvas de crecimiento y matrices de ocurrencia previamente establecidas. Las principales especies encontradas y utilizadas fueron: Lucilia eximia, Cochliomyia macellaria, Chrysomya albiceps; Sarcophaga sp. y algunas especies de Muscidae.

Los insectos observados en los diferentes animales utilizados como modelo, fueron altamente similares a los hallados en lo cuerpo humanos. Se observó diferencias en la proporción de especies colectadas en los cadáveres humanos hallados en sitios cerrados y en espacios abiertos; L. eximia fue encontrada en cuerpos expuestos en un 39% de los casos y solo en el 9.1% en sitios cerrados; C. macellaria: en expuestos (7.8%), encerrados (3.9%); Sarcophaga sp: en expuestos (3.9%), encerrados (6.5%). Estos casos reflejan la necesidad, de utilizar otras herramientas, en este caso parámetros entomológicos, como complemento a las técnicas tradicionales en la determinación del tiempo de muerte en la escena.

Introducción

La Entomología Forense es una herramienta de uso frecuente principalmente en la determinación del tiempo transcurrido desde la muerte hasta el descubrimiento del cadáver, llamado Intervalo Postmortem o PMI 1,2,3. Ya que luego de 72 horas, la entomología forense puede llegar a ser más exacta y a veces el único método para determinar el tiempo de muerte 4. También ha sido demostrada su eficacia para esclarecer numerosos casos de homicidios, abusos sexuales y tráfico de órganos 5,6,7,8.

La determinación del IPM es un proceso complicado y debe ser realizado con mucha precaución. Frecuentemente, los factores climatológicos y geográficos dificultan el llegar a conclusiones definitivas 9,10,11. Uno de los métodos utilizados en el estudio de sucesiones ecológicas de insectos asociados a cuerpos en descomposición, así como los ciclos de desarrollo en condiciones climatologicas particulares 3,12,9,13,14,15,16,17,18,19,20.

El homicidio es una de las principales causas de muerte en Colombia, particularmente en Medellín y municipios cercanos, incluidos los presentados aquí. Pese a que la entomología forense ha sido utilizada en casos legales desde el siglo XIII y en una corte legislativa en Francia desde 1850 21,22, aun no se constituye como una herramienta legal en Colombia y solo desde 1999 se han efectuado algunos estudios en esta disciplina como aporte a la determinación de IPM. El estudio y perfeccionamiento de las ciencias forenses es de gran interés en Colombia, donde numerosos casos de homicidios no son resueltos. De ahí que es importante encontrar nuevas alternativas que puedan aportar en resolver estos crímenes.

Metodología

Los insectos fueron colectados por funcionarios de la Fiscalía y del Instituto Nacional de Medicina Legal-Medellín y enviados al laboratorio de Colecciones Entomológicas de la U de A. Los ejemplares fueron colectados de 62 cadáveres humanos procedentes de 6 municipios del departamento de Antioquia. En varios de los casos la muestra consistió en pocos especimenes.

Tablas de sucesiones.

Para la determinación del IPM de la muestras enviadas, primero se empleó cadáveres de animales, tales como cerdos, conejos, ratas, curis 23; 24; 25, como modelo de las sucesiones ecológicas en diferentes localidades.

Una vez determinados taxonómicamente, se construyo una matriz con la información de las especies colectadas (estadio, talla, hora, fecha) y posteriormente se elaboraron tablas de ocurrencia.

Curvas de crecimiento.

Fueron realizadas mediante la cría de diferentes especies de dípteros. En todos los casos, fueron realizados muestreos tres veces al día, tomándose al azar 3-5 larvas, las cuales se fijaron en etanol (70%) y se continuó hasta la emergencia de los adultos. Cuando se utilizaron huevos colectados en la morgue procedentes de cadáveres humanos, estos se colocaron en un trozo de hígado del cuerpo.

Una vez obtenidos los ciclos completos, huevos y las larvas en todos los instars fueron medidos y se construyo una gráfica con los promedios y desviaciones standard, para la obtención de la curvas de crecimiento de las especies estudiadas.

Colecta de insectos en cadáveres humanos y los dictámenes de intervalo postmortem.

Los insectos en su mayoría fueron colectados durante la necrópsia y algunos en el lugar de los hechos. Cuando el material obtenido fue huevos y/o larvas de primer y segundo instar, una parte fue colocada dentro de un frasco con un trozo de hígado del cadáver, o hígado de vaca, para criarlos hasta adulto para la determinación taxonómica y la otra fracción fue fijada en alcohol al 70% para el dictamen postmortem.

Para los dictámenes se valió de las tablas de sucesiones y curvas de crecimiento, previamente obtenidas. Las tablas de sucesiones, nos permitieron determinar la fase de descomposición en que se halló el cuerpo y las curvas de crecimiento previamente obtenidas en los diferentes estudios nos ayudaron en la determinación del tiempo que tenia la muestra al momento de ser fijada en alcohol, tomándose como determinante la larva de mayor talla.

Resultados.

Sesenta y dos estudios de intervalo postmortem fueron realizados entre Abril de 2000 y Septiembre de 2002. Los cuerpos procedían de: Medellín (n=46), Envigado (n=4), Sabaneta (n=1), Itagui (n=2), Bello (n=8) and La Estrella (n=1). Cuarenta cuerpos fueron hallados a campo abierto (bosques, matorrales y terrenos abandonados) y los 22 restantes en habitaciones (casas y apartamentos) en los municipios de Medellín (21) y Bello (1).

Con relación a la causa de muerte, 65% de los casos fué homicidio; 38% por arma blanca y 27% por arma de fuego. En contraste con muerte natural en la cual solo se presento en tres casos y en cuatro cuerpos no fue posible establecer la causa, por el avanzado estado de descomposición. No se encontró relación entre los insectos presentes y la causa de muerte. Con respecto a los estados de descomposición en que se hallaron los cuerpos, 6 estaban en fresco, 38 en hinchado, 11 en descomposición activa y 7 en avanzada.

Especies halladas.

Las especies fueron halladas en los siguientes estados de descomposición: la mayoría en L3 (36), seguida por L2 (14), L1 (7), huevos (10), pupa (1) y adultos (5).

L. eximia se colecto en 37 de los casos, en 30 de ellos en áreas abiertas y solo siete en habitaciones cerradas y en el 32.43 % de los casos, las larvas se hallaron en estadio 3. Con respecto a las fases de descomposición de los cuerpos (Tabla 8), en 19 casos L. eximia se encontró en hinchado, seis en fresco en el cual se colecto huevos y uno en descomposición avanzada, asociada con larvas de otras especies (M domestica, Sarcophaga y C. albiceps).

C. albiceps, se observo que en 15 de los casos, 11.68% en habitaciones y en 9.09% abierto (Tabla 6). Respecto a los estadios, llegaron huevos (2), L2 (3) y L3(10). Los huevos correspondieron a posturas realizadas en la morgue y no en el lugar de los hechos, dado que el levantamiento de los cuerpos fue realizado entre las 17:00 y 18:00 horas, posteriormente trasladados a la morgue y la necrópsia se realizo al día siguiente entre las 7:00 y 7:30, durante la cual fueron colectados los huevos. Es de anotar que en la morgue los cuerpos son colocados en mesas de aluminio a temperatura ambiente, sin extractores o aire acondicionado y en donde la temperatura promedio se mantiene en la noche entre los 22 y 25ºC y en el día por encima de los 27ºC. En uno de los casos se encontró esta especie asociada a C. macellaria, pero en muy bajo numero, debido probablemente al comportamiento depredador de la primera.

C. macellaria, colectada en nueve casos, todos de cuerpos en fase de hinchado, en donde seis (7.8%) correspondieron a cuerpos hallados en campo abierto y tres en habitaciones (3.9%), en los estadios de huevo, L1, L3 y adulto. Esta especie se ha encontrado asociada a L. eximia en la misma fase de descomposición.

Calliphora sp, fue colectada en un solo caso y a la mayor altura (1600 msnm), en un pequeño bosque de pinos a orillas de carretera, en una zona donde la temperatura promedio oscila entre 15 ºC en la noche y 20 ºC durante el día.

Sarcophaga sp. Se colecto en 8 casos, cinco de ellos en cuerpos encontrados en habitaciones (6.5%) y los tres restantes en áreas abiertas (3.9%). En cinco de los casos los cuerpos se hallaron en la fase de hinchados y los tres restantes en descomposición activa. En el 37.5 % de los casos, la especie fue colectada sola y en habitaciones y en los casos restantes asociada en un caso con C. albiceps en habitación y con C. macellaria, L. eximia y M. domestica cuando se encontró en espacios abiertos.

M. domestica. Fue colectada en tres casos, dos (2.6%) de ellos en campo abierto acompañada de L. eximia y C. albiceps y en el caso restante se encontró sola.

Megaselia sp. Se colecto una pupa solo en un caso en una habitación.

Fannia sp. Fue colectada en estadio de larva en un solo caso en una habitación.

Conclusiones.

De los 62 casos estudiados, el 65% de los cuerpos fueron hallados en áreas descubiertas y de estos en un alto porcentaje (45%) las causas de muerte fueron por arma blanca y de fuego.

Los dipteros fueron los únicos grupos colectados, siendo predominante la especie Lucilia eximia, debido a que los cuerpos se hallaron en los primeros días de descomposición (fresco e hinchado) y que esta especie en la mayoría de los lugares es la primera en colonizar los cuerpos, a excepción de Callíphora sp, especie propia de lugares con alturas cercanas o superiores a los 1600 msnm.

L. eximia y C. macellaria, se encontraron en mayor porcentaje en lugares a campo abierto (39% y 7.8%), a diferencia de C. albiceps y Sarcophaga sp que fueron encontradas principalmente en cuerpos hallados en espacios cerrados (11.75 y 6.5%). Sin embargo M. domestica se encontró en iguales cantidades en los dos ambientes.

Se hace necesario tener mas información como apoyo al diagnostico del IPM y poder determinar si los cuerpos pertenecen al sitio donde se hallaron o fueron trasladados, así mismo demostrar a las autoridades que esta herramienta es aplicable y esta disponible.

Los dictámenes aquí presentados han sido entregados al instituto de medicina Legal-Medellín y han sido un complemento adicional al dictamen postmortem entregado a la fiscalía.

Bibliografía.

1 J. Wells, L. Lamotte, Estimating the postmortem interval. In: Byrd and Caster (Eds) Forensic Entomology The Utility of arthropods in Legal Investigations. 2001. CRC Press. Boca Ratón, Florida p 418.

2 F. Introna, C.P. Campobasso, M.L. Goff, Entomotoxicology. J. Forensic Sci. Int. 120 (2001) 42-7.

3 G.S. Anderson, S.H. VanLaerhoven, Initial Studies on Insect Succession on Carrion in Southwestern British Columbia. J. Forensic Sc. 41(4) (1996) 617-625.

4 V.K. Kashyap, V.V. Pillai. 1989. Efficacy of entomological meted in estimation of postmortem interval: a comparative analysis. Forensic Sci. Int. 40 (1989)245-250.

5 G.S. Anderson, The use of insects to determine time of decapitation: a case-study from British Columbia. J. Forensic Sci. 42(5) (1997) 947-50.

6 M. Benecke, Six forensic entomology cases: description and commentary. J. Forensic Sci. 43(4) (1998) 797-805.

7 M. Benecke, R. Lessig, Child neglect and forensic entomology, Forensic Sci. Int. 120(1-2) (2001) 155-9.

8 M. Turchetto, S. Lafisca, G. Constantini, Postmortem interval (PMI) determined by study sarcophagous biocenoses: three cases from the province of Venice (Italy). Forensic Sci. Int. 120(1-2) (2001) 28-31.

9 J. Wells, B. Greenberg, Resource use by an introduced and native carrion flies. Oecologie 99 (1994) 181-7.

10 C.P. Campobasso, G. Di Vella, F. Introna, Factors affecting descomposition and Diptera. Forensic Sci. Int. 120 (2001) 18-27.

11 H.F. Schoof, G.A. Mail, Dispersal habits of Phormia regina in Charleston, West Virginia. J. Econom. Entomol. 46 (2) (1953) 258-262.

12 M. Wolff, A. Uribe, A. Ortiz, P. Duque, A preliminary study of forensic entomology in Medellin, Colombia.Forensic Sci. Int. 120(1-2) (2001) 53-9.

13 K.G.V. Smith, A Manual of Forensic Entomology. London: Trustees of the British Museum (Natural History), (1986). p. 205.

14 R. Ferllini, Determinación en el tiempo de muerte en cadáveres putrefactos, momificados y saponificados. Medicina Legal de Costa Rica 10(2) (1994) 17-21.

15 L.M. Carvalho, A.X. Linares, Seasonality of insect succession and pig carcass decomposition in a natural forest area in Southeastern Brazil. J. Forensic Sci. 46(3)(2001) 604-8.

16 M.O. Moura, J.B. Carvalho, E. Monteiro-Filho, A Preliminary Analysis of Insects of Medico-legal Importance in Curitiba, State of Parana. In: Mem. Inst. Oswaldo Cruz. Vol. 92, #2. 1997.

17 M.L. Goff , Comparison of insects species associated with decomposed remains recovered inside dwellings and outdoors on the island Oahu Hawaii. J. Forensic Sci. 36 (1991) 748-53.

18 M.L. Goff, M.M. Flynn, Determination of postmortem interval by arthropod succession: A case study from the Hawaiian Islands. J. Forensic Sci. 36 (1991) 607-614.

19 M.L. Goff, A.I. Omori, K. Gunatilake, Estimation of postmortem interval by arthropod succession. Three case studies from Hawaiian Islands. Am. J. For. Med. Path. 9 (1988) 220-225.

20 M.L. Goff, C. B. Odom, Forensic entomology in the Hawaiian Islands. Three case studies.Am. J. Forensic Med. Pathol. 8(1) (1987) 45-50.

21 M.L. Goff, Festín de Pruebas Insectos al Servicio Forense, Informe Científico Patología Forense. No. 4. Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses. In: Memorias Taller Academia de Ciencias Forenses, AAFS. Boston, Massachusetts, 1993. p. .

22 M. Benecke, A brief history of forensic entomology. 2001. Forensic Sci. Int. 120 (2001) 2-14.

23 B. Bourel, L. Martin-Bouyer, V. Hedouin, J.C. Caillez, D. Derout, D. Gosset, Necrophilous insect succession on rabbit carrion in sand dune habitats in northern France. J Med. Entomol. 36(4)(1999) 420-5.

24 B. Turner, P. Wiltshire, Experimental validation of forensic evidence: a study of the decomposition of buried pigs in a heavy clay soil. Forensic Sci. Int. 101(2)(1999) 113-22.

25 L.M. Carvalho, P. J. Thyssen, A.X. Linhares, F.A. Palhares, A checklist of arthropods associated with pig carrion and human corpses in southeastern brazil.” Mem Inst Oswaldo Cruz 95(1) (2001) 135-8.

Posteado por: latamforense | 29 abril 2009

Entomología Forense en Colombia

Por:

Marta Wolff

Universidad de Antioquia, Medellín-Colombia

En Colombia, solo hasta 1999 se realiza el primer estudio de insectos asociados a cuerpos en descomposición utilizando para ello un perro en Cali (Olaya) y cerdos en Medellìn (Uribe & Wolff, Restrepo & Valderrama)1 y el primer trabajo publicado se presenta en 2001 (Wolff et al), a partir de allí, se ha enfatizado principalmente en el conocimiento de las especies en diferentes zonas bioclimáticas del país, con el propósito de estudiar la sucesión de insectos de importancia legal como herramienta en la determinación del intervalo postmortem.

El grupo mas profundamente estudiando ha sido Calliphoridae para lo cual se han efectuado colectas cuerpos en descomposición principalmente de cerdos de los 0 a los 3035msnm en los pisos altitudinales representativos del país, según Holdridge: bosque pluvial tropical (bp-T), bosque seco tropical (bs-T), bosque seco premontano (bs-P), bosque seco montano bajo (bs-MB), bosque húmedo tropical (bh-T), bosque húmedo premontano (bh-PM), bosque húmedo montano bajo (bh-MB), bosque muy húmedo premontano (bmh-P), bosque muy húmedo montano bajo (bmh-MB) (Espinal 1985, Holdridge, 1967).
En total se presentan 17 especies de importancia forense, agrupadas en las subfamilias Calliphorinae, Chrysomynae y Toxotarsinae.

Lucilia eximia (Wiedemann, 1819), se encuentra en una amplia variedad de zonas bioclimáticas, de 0 a 2600msnm. Es la especie mas abundante en la formación vegetal correspondiente a bosque húmedo premontano (bh-PM) entre los 1000 y 1600 msnm con biotemperaturas promedio de 24ºC, donde se comportan como una especie pionera, ya que llega a los cadáveres en la fase de fresco, a los pocos minutos de la muerte, principalmente en horas de alta luminosidad y en lugares altamente urbanizados. En los casos humanos se ha hallado al interior de las viviendas, tanto de ambientes rurales como urbanos. Las colectas de esta especie son menos frecuentes en entre 0 y 500 m y superiores a los 1800. Lucilia peruviana Robineau-Desvoidy, 1830, especie Andina que se asocia a la fase de descomposición activa colectada entre 1900 y 2800 msnm en zona rural y bosques poco intervenidos. Lucilia sericata (Meigen, 1826), se ha encontrado en cerdos en descomposición en las fases de hinchado y descomposición activa y con TVR cebada con pescado descompuesto entre los 2400 y 2600 msnm. Lucilia cuprina (Weidemann, 1830), encontrándose particularmente en ambientes urbanos entre los 1500 y 2600msnm en zonas urbanas; sin embargo en Brasil se ha reportado con preferencias por ambientes rurales (d’Almeida. e Almeida, j. r 1998). Lucilia purpurens (Walter, 1837) Leer Más…

Posteado por: entoforense | 10 abril 2009

Historia

El primer documento sobre un caso resuelto por la entomología forense se remonta al siglo XIII y se encuentra en un manual chino de medicina legal, el cual refiere a un homicidio en el que apareció un labrador degollado por una hoz.  Se describe que el día después de la muerte, el investigador pidió a todos los labradores que pusieran su herramienta de trabajo (hoz) en el piso. Trazas invisibles de sangre atrajeron moscas a una única hoz. Confrontado con la evidencia el dueño de la hoz confesó su crimen.

El uso de insectos en la rama forense empezó a trabajarse como ciencia a mediados del siglo XIX. En el año 1850, Bergeret hizo la primera determinación del tiempo de muerte en un cadáver, basándose en el desarrollo de las larvas y pupas que contenía. Este fue uno de los primeros casos en que la evidencia entomológica fue admitida en un tribunal de justicia. Posteriormente, Megnin expandió los métodos de sus predecesores, proponiendo que un cuerpo expuesto al aire sufre una serie de cambios, y caracterizó la sucesión regular de artrópodos que aparecen en cada estado de descomposición.

En el año 1978, Leclercq publicó “Entomología y Medicina Legal: Datación de la Muerte” y, en 1986, Smith publicó “Manual de Entomología Forense”. A partir de este momento la trayectoria de la entomología forense ha venido en ascenso. Muchos autores han dedicado su tiempo y conocimientos a estos estudios, dando lugar a innumerables casos policiales en los que han contribuido los entomólogos. Leer Más…

Posteado por: Blueandtanit | 9 abril 2009

¿Qué es la entomología forense?

La entomología forense interpreta la información que suministran los insectos como testigos indirectos de un deceso, donde la patología clásica no provee todos los datos necesarios para resolver un caso. Los objetivos principales de esta ciencia son: determinar el intervalo post mortem a través del estudio de la fauna cadavérica, establecer la época del año en que ocurrió la muerte y verificar si un cadáver ha sido trasladado. Esta información, sin duda, da certeza y apoyo a otros medios de datación forense. De igual manera, esta ciencia puede ser utilizada para vincular al sospechoso con la escena de crimen o a su presencia anterior en el lugar de los hechos, relacionando la actividad de llegada de los insectos con los grupos que se encuentran en un área determinada.

¿Por qué insectos?, ¿qué tienen en particular para ser usados en la ciencia forense?

Algunas moscas tienen características que las hacen únicas para ser utilizadas en la ciencia forense; la primera y más importante es su hábito alimenticio. Muchas de estas especies son necrófagas y se alimentan directamente de cadáveres en su estado larvario. Los dípteros de mayor importancia pertenecen a las familias Sarcophagidae, Calliphoridae  y Muscidae.

Otras características de las moscas están relacionadas con su morfología y fisiología, como la capacidad de detectar el olor emanado por un cadáver a kilómetros de distancia y el tamaño pequeño que les facilita el acceso a casi cualquier lugar, ya sea un sótano, el baúl de un auto o una habitación cerrada, logrando ser las primeras en hallar un cadáver. Además, su capacidad de volar les permite desplazarse a grandes distancias en tiempos relativamente cortos. Leer Más…

Categorías